Pues si, de nuevo otra receta con Matcha. Pero es que hay tantas opciones para cocinar con este té que no me canso nunca de probar nuevas preparaciones.

Aún así tengo que reconocer que mi postre preferido no tiene nada que ver con el té. Soy una amante del chocolate, pero también de los contrastes, y esto lo encuentro en el pie de limón (si, este es mi favorito!).

Enero es el mes de mi cumpleaños, asi que puede que me prepare un Pie de limón como autoregalo, y aunque no tenga nada de té en los ingredientes la compartiré proximamente :)

Volviendo a la cheesecake, esta receta la encontré en el libro del té Matcha (el mismo de la receta de brownie de chocolate blanco y té), pero como es de esperar, hice una versión diferente sin gluten y azúcar. La cuestión es en ir probando con ingredientes con los que me siento cómoda.

 

Ingredientes:

Para la base, antes de usar galletas como lo sugería en el libro opte por:

100gr de Anacardos

30gr de Mantequilla light

Un poco de stevia, miel o azúcar (al gusto)

Los anacardos los pase por la batidora, mientras que por otro lado derretí la mantequilla. Se mezclan los dos ingredientes junto al endulzante que prefieras y ya tenemos la base. 

Cuando tengamos lista la base, vamos a por 3 o 4 moldes redondos (los míos eran de 8cm de díametro) para darles la forma de tartaletas. También podríamos usar un solo molde pero que no sea excesivamente grande. Aplastamos la mezcla de los anacardos con la mantequilla y ya tenemos la base hecha!

Ingredientes (2da parte):

250 gr de queso de untar

1 cucharadita de extracto de vainilla

8 cucharadas de stevia pasadas por la batidora para que quede como azúcar glass o en su defecto 4 cucharadas de azúcar glass.

1 cucharada de té matcha

5 cucharadas de agua tibia

4 hojas de gelatina

350 ml de nata para cocinar

Lo primero que vamos hacer es mezclar el queso de untar con la vainilla y la stevia o azúcar hasta que quede una pasta homogénea.

Por otro lado batimos el Matcha con el agua tibia, sin que queden grumos.

Las hojas de gelatina se remojan en agua fría durante 5 minutos hasta ablandarlas, y cuando estén blandas las mezclamos con unos 100ml de nata previamente calentada (no tiene que hervir).

Cuando la gelatina esté del todo desecha con la nata, vamos a por el queso de untar y el Matcha. Mezclamos todo y removemos bien. Enfriamos en la nevera durante unos 10 minutos.

Con el resto de la nata lo que haremos es batirla hasta que comience a formar ligeros picos, es ahora cuando sacamos la primera mezcla de la nevera y vamos añadiendo con delicadeza la nata batida.

Repartir en los moldes y enfriar en la nevera durante al menos 4 horas.

Decorar y disfrutar por ejemplo con una infusión ya que el té lo disfrutaremos en el postre :)

El cheesecake estaba muy rico, con el dulzor exacto. Las disfruté con una infusión de Chai con cúrcuma y zanahoria que compré en un súpermercado ecológico (Veritas). 

También te puede interesar:

Brownie de Matcha y chocolate blanco

Cuando cocine este  Brownie con Matcha tuvo mucho éxito entre mis conocidos :) Aún así yo no llegué a probarla, básicamente porque lleva gluten del cual soy intolerante y azúcar, el cual intento evitar. Pero como me gusta probar cosas nuevas y dar a conocer a la gente...

Crepes de Trigo Sarraceno con Té Matcha

Aunque no soy demasiado creativa a la hora de mezclar ingredientes cuando cocino, si que intento probar alimentos nuevos. Por eso cuando voy a a la compra siempre estoy en busca de novedades. También por mi intolerancia al gluten tengo en casa un montón de harinas: de...

Masala Chai Latte de Calabaza

Recuerdos de otoño... Las hojas comienzan a caer, se acaba el calor, vuelven las ganas de tomar bebidas calientes y por supuesto llega la temporada de dos de mis alimentos favoritos de esta época: la calabaza y el boniato. No puedo negar que tengo un gusto por los...

Share This